jueves, 29 de septiembre de 2011

miércoles, 28 de septiembre de 2011

cosmos

margarita's

no puedo dejar de compartir esta felicidad: hoy floreció mi primer cosmos!!!

hace tiempo que hago almácigos. para la huerta. son años de plantar y plantar, para después cosechar algunas hojas de rúcula, buena albahaca, algún tomate. y no mucho más.
pero tanta experiencia, o tanta perseverancia, finalmente van dando su fruto. así es como mi huerta empezó a crecer tanto que tuve que planificar mejor qué almácigos hacía. porque verduras ya no me cabían más. y los almácigos cada vez resultaban mejor. entonces tomé la lindísima decisión de empezar a plantar flores (además de las verduras).

el año pasado había plantado copetes, que en cuanto a color mucho no me gustan, pero en cuanto a nobleza, los tengo que super respetar. y también unas margaritas, que resultaron una lágrima, que por casualidad no levanté y dejé en un cantero, y que ahora es una mata gigante, aunque flores todavía no piensan asomar.

y como en el verano había descubierto los cosmos, me lancé a probar. es una flor que no conocía, y que la descubrí en el jardín de una amiga. me pareció tan linda!! me parece que también la hacía tan linda el corazón de la jardinera que la cultivaba. esas cosas se irradian y contagian. y así fue como llegué a este primer paso: el almácigo de cosmos.

plantar es una cuestión de fe. porque ponés una semilla en la tierra y no se ve nada. la regás (con más fe todavía) y esperás. cuánto? ni un día, ni dos, ni tres... sino unos cuantos más. hasta que por fin, una mañana, vemos nacer los resultados. y les aseguro que esta visión nos embarga el corazón:

y aunque aquí ya algo vemos, no podemos aflojar sino todo lo contrario. viene una etapa de cuidados delicados, porque estas recién nacidas no se pueden regar con la manguera. ni siquiera con una jarra de boca ancha. hay que regarlas con dedicado cuidado para que sus incipientes tallos no se caigan con el golpe del agua. por ejemplo, yo descubrí que la pava para el mate es la mejor regadera de almácigos, porque tiene el pico bien finito.

con la constancia, al cabo de unas semanas tendremos algo parecido a esto:


y ahí le damos y le damos. agua y sol. (aquí ojo! que algunas plantas son de sombra!).
hasta que un día, inesperadamente, vemos un botoncito. entonces re-doblamos nuestro deseo de que florezca, porque ya sentimos la floración bien cerquita.
y así, de repente, cuando ya nos habíamos olvidado y estábamos distraídos, nuestros ojos la descubren. como me pasó a mí esta mañana. y es tanta la alegría, que es para compartir. como la de mi cosmos. mi primer cosmos:


martes, 27 de septiembre de 2011

la amistad

desde galilea

abierto el espacio para escribir, me pregunto sobre qué me gustaría escribir. y elijo lo que para mí es la sal de la vida: la amistad espiritual.
es un tema apasionante y profundo, por lo cual, no podría agotarse en esta simple página. entonces, me gustaría hacer el intento de algunos ensayitos, varios, para poder ir presentando el tema desde distintos lugares.
aquí va el primero.
empiezo entonces presentando el tema de la amistad en general, desde una mirada que para mí es muy clara, y es la del entonces cardenal Karol Wojtyla, en un libro llamado "amor y responsabilidad" (Madrid, 1969).

Análisis general del amor
Tomamos como punto de partida el hecho de que el amor es siempre una relación mutua de personas, que se funda a su vez en la actitud de ellas individual y común respecto del bien.

El atractivo
Esta relación mutua entre personas tiene su origen en el atractivo. Alguien me "cae bien", me resulta simpático, hay algo de él que me gusta... "Gustar" significa más o menos "presentarse como un bien". El atractivo forma parte de la esencia del amor, pero no exige un conocimiento profundo del otro. Se trata simplemente del amor naciente.

Amor de concupiscencia
Como la persona es un ser limitado, no puede bastarse a sí misma (por mucho que a veces nos gustaría ser autosuficientes!), y tiene, por tanto, necesidad de otros seres. Aparece así el otro como un bien para ella.
A este amor que me presenta a otra persona como un bien para mí, lo llamamos "amor de concupiscencia" (un nombre horrible para algo que puede llegar a ser muy lindo!).

Amor de benevolencia
Si este amor está llamado a crecer, se da entonces un paso más.
Porque ese amor de concupiscencia no agota lo esencial del amor entre personas. No es suficiente desear a la persona como un bien para sí mismo. Es necesario además, y sobre todo, querer el bien para ella. A esta orientación, altruista por excelencia, la llamamos "amor de benevolencia". El amor de una persona a otra debe ser benévolo para que sea verdadero. De lo contrario, no será amor sino únicamente egoísmo.
La benevolencia se aleja de todo interés, es el desinterés en el amor. No es "te deseo como un bien", sino "deseo tu bien", "deseo lo que es un bien para ti".

Reciprocidad
Y aunque el amor de benevolencia es mucho más profundo que el de concupiscencia, todavía puede dar un paso más. Y esto se da cuando no sólo pasa que yo deseo lo que es un bien para el otro, sino que, maravillosa y recíprocamente, el otro, al mismo tiempo, desea lo que es un bien para mí.
Es cosa clara que, por su misma naturaleza, el amor no es unilateral sino bilateral. Existe entre personas, es social. Su ser, en su plenitud, es interpersonal y no individual. Es una fuerza que liga y que une. Su naturaleza es contraria a la división y al aislamiento.
Es la reciprocidad la que, en el amor, decide el nacimiento del "nosotros". Ella demuestra que el amor ha madurado, que ha llegado a ser algo entre las personas, que ha creado una comunidad, y así es como se realiza plenamente su naturaleza.
y así despacito, despacito... llegamos a la amistad.

(continuará...)

lunes, 26 de septiembre de 2011

el toro de picasso

by blue

ya que me presenté desde el MoMA, me gustaría seguir por allí. y es con unas litografías de picasso que estaban expuestas cuando lo visité.
cuando era más joven, picasso no me gustaba nada. me parecía re-loco. pasaron los años y un día me dí cuenta de que me gustaba, y otro fui descubriendo que me encantaba. hay cosas suyas que me dejan boquiabiertas y me invitan a contemplar. en silencio. mirar sin pensamiento alguno.

las litografías de esta serie son 11. acá van solamente 5 fotos, muy significativas. fueron hechas entre diciembre de 1945 y enero de 1946.
en la primera, se distingue perfectamente la figura del toro:


y a partir de allí empieza la magia. el proceso de simplificación, condensación y abstracción de la figura:


así se va geometrizando, deconstruyendo la figura del animal, transformándola en una representación cada vez más simplista, con menos elementos, menos líneas:


se trata de un proceso de despojamiento y depuración de las formas, para ir reduciéndolo a lo esencial:



lo interesante de todas estas figuras, además, es que cada una de ellas posee atributos que las permiten asociar con distintos movimientos que experimentó y desarrolló picasso a lo largo de su vida.
y así llegamos a la última imagen, en la cual el toro llega a ser como una representación del arte prehistórico. posiblemente, en esto haya influído como fuente de inspiración, el hecho de que, a mediados de los años 40, se despierta el interés por el arte primitivo como consecuencia del hallazgo de pinturas paleolíticas.
y así, gradualmente, llegamos a la última litografía:


no sé ustedes. pero yo podría permanecer horas contemplando esta imagen.
las palabras sobran...

sábado, 24 de septiembre de 2011

primavera

margarita's

hola! soy margarita ohmm. llegó mi turno de escribir. es al final, un poco porque soy la más chica, y otro poco porque suelo ir despacio...
pero aquí llegué.
lo mío es re-simple. digamos que hago almácigos y yoga.
y también me gusta sacar fotos, por lo general de flores, frutas, verduras...

como estamos en la semana del comienzo de la primavera, me dieron ganas de compartir con ustedes algunas fotos de otro comienzo de primavera.
fue en new york, una lindísima mañana, con el cielo bien celeste y un montón de árboles florecidos por las calles:


para quedarse mirando...
pero seguimos, porque ya teníamos planeado recorrer el central park en bicicleta. un super programa, y con un día así, mejor todavía. así que, hacia allá fuimos.
no me acuerdo de dónde habíamos sacado el dato, pero partimos hacia el lugar donde se alquilaban las bicis. caminamos unas cuadras, las alquilamos, y empezó la aventura. fuimos con cuidado por la calle, y llegamos al central park, con una emoción enorme! parecía que estábamos en una película!

y empezó la bicicleteada.
como les conté al principio, soy medio lenteja. así que, yo iba siguiendo al grupo. un placer porque no tenía que mirar el mapa ni nada. sólo me dejaba conducir...
arrancamos por una callecita, y de repente se empezaban a abrir muchas otras callecitas. la gente pasaba corriendo, en patines, bicis, paseando bebes en cochecitos... de todo un poco:


y mi grupo, seguía pedaleando. yo no cabía de felicidad.

hasta que de repente escuché un "clack". miré para abajo, y vi que se me había salido la cadena. miré para arriba y adelante, y vi cómo mi grupo se perdía en una curva.
volví a mirar para abajo y empecé a tratar de arreglar la cadena. probé de un modo, de otro, de otro más... pero no había forma.
miré otra vez para arriba y adelante y... mi grupo se había desvanecido.
y me quedé en suspenso... "y ahora qué??!!"
para adelante no podía ir, porque ya ni sabía por dónde estaban, y no podía ir caminando con la bici. esperar, no sé, no sé si no se me ocurrió, o si pasó que no podía quedarme sin hacer nada. la cosa es que decidí lo menos conveniente: volver para atrás caminando, bici en mano, para cambiar de bici y volver a empezar e ir a buscar el grupo.
bueno, si alguna vez les pasa, sepan que es realmente la opción menos conveniente. porque fue agotador volver para atrás apurada, arrastrando la bici, para volver a empezar más apurada todavía, tratando de encontrarlos.
era una mañana fresca, pero a esta altura, ya estaba muerta de calor. tanto había sido el esfuerzo.
y ahí se complicó. porque empezaron a aparecer las callecitas y más callecitas, y ninguna me sonaba familiar. no tenía idea de cuál era la que habíamos tomado.
así que, simplemente, me perdí.
y como estaba perdida, en pleno central park de new york, y mi única compañía era mi máquina de fotos, pues a eso me dediqué, a sacar fotos como éstas:






uf! pasó el susto! ya me presenté...

jueves, 22 de septiembre de 2011

cómo prender el fuego para un asado (2)

da francesca

aquí va otra receta para prender el fuego del asado, porque a veces lo que tenemos a mano es un cajón de fruta. esta es la receta 2, así como me la enseñó un músico de jazz, fan de ella fitzgerald y louis armstrong.
acá va:

llenamos el cajón con bollitos de papel de diario:



una vez que el cajón está lleno, lo damos vuelta y lo apoyamos sobre el lugar donde queremos ubicar el fuego:



apoyamos la bolsa de carbón sobre el cajón dado vuelta:



prendemos con un fósforo algunas puntas de los bollitos de papel:



contemplamos el fuego:



mucha suerte!!!
(y otro día irá la receta del asado...)

miércoles, 21 de septiembre de 2011

invitación

by blue
(escribe Azul)

qué mejor forma de presentarme que con una imagen? que sea azul, obviamente.
así me presento, entonces, con una imagen azul claro (hoy estoy en un buen día). es una obra de tim burton que vi en el MoMA el año pasado, y que me encantó. aquí va:


y mientras disfrutan la imagen, me despido con una invitación para todos:


sí, los espero el jueves 29 de septiembre a las 19 hs en av. santa fe 1860, 2do. piso, ciudad de buenos aires.
allí gabriela vázquez mansilla presentará su nuevo libro, "caperucita ro-ta" y la re-edición del primero, "serpentinas (desde el terror hacia la luz)".
es en el ateneo.
hablarán esther cross y ana guillot. y habrá un momento musical a cargo de lucía y paula chouhy.

nos vemos entonces el jueves 29. cómo me van a reconocer? adivinen de qué color voy a estar vestida? sí!! obvio!! de azul...

hasta el jueves 29!!!

tabla de planchar

pregunta cynthia:

¿cómo puede ser que vayan a la luna, exista internet, celulares, blackberries, etc, etc, y sigamos planchando camisas en una tabla enclenque, que se mueve, que ni te cuento si le tenés que cambiar la funda, que, que... hay algo que no entiendo. ¿alguien me podrá explicar?

para mí que simplemente pasa porque ningún ejecutivo del rubro electrodomésticos plancha nunca una camisa. hagan la prueba y vean. les aseguro que sería un éxito total, ya que se convertiría en un producto de consumo masivo: en todas las casas, tarde o temprano alguna camisa hay que planchar.

martes, 20 de septiembre de 2011

desde galilea

hola amigos. me presento. soy galilea. llevo el nombre de una lindísima y fecunda región. cuando, curiosamente, la geografía que más me va es la del desierto. ya sea desierto de arena, como el de egipto, cerca del delta del nilo:


 o de piedra, como el del sinaí, también en egipto, más hacia el oriente:


hace poco, tuve la enorme dicha de experimentar personalmente, la soledad del desierto. fue en jordania, en el desierto de wadi rum, a 80 km de áqaba (ciudad a orillas del mar rojo).
ahí descubrí, entre otras cosas, que la que es rojiza es la arena, no las aguas del mar, que son increíblemente transparentes. de una belleza impresionante.
al desierto me llevó un beduino en una especie de camioneta 4 x 4.digo especie de 4 x 4 porque estaba tan destartalada que con suerte sería 1 x 4. de todos modos, cumplía con creces su función, que consistía en internarme a mí en el desierto.
aquí está el beduino alistando la máquina:


y en el desierto me dejó, absolutamente sola. en realidad, no tan sola sino en compañía de mi mochila, que a su vez contenía un pañuelo blanco, para protegerme del sol, mi máquina de fotos, y 3/4 botellita de agua. 3/4 porque antes de salir me había tomado el 1/4 que faltaba. parece una pavada, pero estar sola en medio del desierto con sólo 3/4 de botella de agua y no una botella entera, me hizo sentir bastante miedo. pero no pude hacer nada! porque obviamente, en el desierto no hay quiosco, ni super, ni siquiera oasis. así que así me quedé, con mi miedo adentro mío.

aquí se ve mi mochila azul, único ser "vivo" en cuadras y cuadras a la redonda...


quedamos en que me buscarían al anochecer. así que, después de caminar un rato, elegí un lugar para quedarme. a la sombra!
desde lejos había elegido el lugar, pero unas manchas en la piedra daban la impresión de que había una persona de costado. me fui acercando despacito, algo temerosa, hasta que comprobé que eran simplemente manchas en la roca. de verdad no había nadie, nadie.
y me senté. y me dispuse a percibir la experiencia. simplemente sentir con mis sentidos físicos, vista, oído, tacto, olfato, gusto. nada más. y obviamente, los pensamientos se disparaban y me distraía. entonces volvía a la percepción. y me volvía a distraer. y volvía a empezar a percibir. y me distraía. y percibía. distraía. percibía.
y las moscas hacían lo suyo. bl, bl, bl, bl... o no sé cómo era el sonido. sólo recuerdo que era tan intenso, que me pareció que las moscas hablaban en árabe! tanto ruido hacían, ininteligible!
y percibía. y me distraía.
y hacía tanto calor, que me acuerdo que me saqué el reloj, para ver si algo menos de ropa (1/2 gramo!) me refrescaba un poco.
y las moscas me enloquecían. entonces, agarré el pañuelo blanco y me tapé la cara, para que no me jorobaran más. porque ya no me las bancaba:


y cada tanto, tomaba un poquito de agua. y calculaba cuánto, para que me durara hasta la noche.
y percibía, y me distraía.
la soledad y el silencio continuamente me invitaban a la oración.
pero yo no quería rezar. sólo quería percibir.
así que luchaba entre esas todas esas cosas: el calor, la sed, las moscas, su zumbido, las distracciones y la tendencia a la oración cuando yo no quería rezar sino sólo percibir la soledad y el desierto.
y luché y luché.
y luché un poquito más también.
y me rendí. porque finalmente no pude más y me abandoné a la oración.
y me quedé en oración, como si estuviera en mi retiro anual: ratos de media hora en oración y después un corte. tomaba agua, o miraba la hora. y volvía a rezar.
y lo que más fuerte sentí en esta experiencia, es que allí, en el desierto, en total soledad y silencio, estaba en casa.
otro día sigo. ya hablé mucho por hoy!

domingo, 18 de septiembre de 2011

cómo prender el fuego para un asado

Da Francesca

Hola! Soy Francesca!
para presentarme, elijo mi primer secreto culinario, que es magistral y básico, al mismo tiempo: cómo prender el fuego para hacer un asado. 
Aquí va: 

Cosas necesarias para encender el fuego:
·         Una bolsa de carbón
·         Una botella de vino, cerveza, o cualquier otro recipiente cilíndrico. Las de gaseosas no sirven porque no son cilíndricas
·         Unas poquitas hojas de diario. El que me enseñó este truco (un percusionista de candombe), me dijo que bastaba con la sección de espectáculos del diario.

Procedimiento:
1.       Hacen tiritas con el diario y forran la botella:


2.       Ponen la botella en el centro y todo el carbón alrededor:



3.       Retiran la botella, y queda el papel en el centro formando un volcán:




4.       Prenden fuego con otra tirita de papel de diario y la tiran adentro del agujero del volcán:



        Contemplan cómo prende el fuego!!!



Chau!! Me voy a poner la carne en la parrila!! Si no, hoy no comemos!!!

sábado, 17 de septiembre de 2011

libro de quejas


(escribe Cynthia)

Estoy HARTA!!! Estoy harta de que la municipalidad y ARBA me manden cartas avisándome que debo la cuota 2 del año pasado. ¿Qué sé yo qué es la cuota 2 del año pasado? ¿de qué me hablan?
Les cuento que yo tengo las dos cosas en débito automático en VISA, a través del banco Santander río. Y esto ya me pasó varias veces. El proceso es así: la municipalidad y ARBA dicen que VISA no les pagó, y VISA dice que ni la municipalidad ni ARBA reclamaron el pago.
¿y yo qué culpa tengo? ¿cuál es la gracia del débito automático si no pagan las cosas cuando las tienen que pagar? Quién se hace cargo de los intereses que cobran estas instituciones por las cuotas impagas? Bueno, por si usted no lo sabe, el que se hace cargo es siempre el usuario o común ciudadano. Y si no, que le vaya a cantar a Gardel.
Y empieza con una carta simple, que, en el caso de la municipalidad me dice algo así como: “sabemos que usted es una buena persona, un ciudadano honrado, que tiene todos sus pagos al día. Por eso, nos animamos a suponer que este incumplimiento es sólo un involuntario error. Y lo invitamos entonces a resolver la situación a la brevedad”. Y punto. Uno paga y se arregla.
Otro es el caso de ARBA, como me pasa ahora, y que me saca! Me llega una carta fea donde dice que es la segunda vez que me notifican que debo la cuota 2 de no sé cuándo. Bueno, ARBA, te cuento que la primera carta nunca me llegó. Así que, antes que nada, fijate bien qué medios empleaste para enviármela. Y después, ARBA querida, bajá un cambio. Soy una mujer honesta, no un narcotraficante prófugo. Y si la cuota no está paga, no es por mi voluntad sino porque algo entre vos y VISA no anda bien.
Pero obviamente, ARBA es sorda.
Así que, empecé ayer mismo la peregrinación del enésimo trámite, que consiste en:
Primero y principal, buscar mis anteojos. lo cual no siempre es tan sencillo. Una vez que los encontré, también conviene tener una lupa a mano, porque de lo que se trata es de poder leer el mininúmero de teléfono de VISA que se encuentra en el dorso de tu tarjeta de crédito.
Ahora bien, una vez que lo encontraste, discás. Y empieza el karma. “marque los 16 números de la tarjeta”, y piripipí, piriripipí, vas de musiquita en musiquita, pasando por Lorena, Paola, Yamila y Jonathan. Y nadie tiene la menor idea de cómo sigue el trámite. Entonces, varias veces, a lo largo del proceso, te perdés entre el “disque 4 si hoy es día par” o “disque 8 si hay eclipse lunar”… cosa que tenés que volver a ponerte los anteojos, hacer un esfuerzo por leer de nuevo el número de teléfono de VISA, marcar los 16 números de la tarjeta, los 8 de tu DNI, los 3 del código de seguridad, los 4 de tu cumpleaños…
Estoy HARTA!!!
Y me pregunto, ¿cuál será la gracia del débito automático??!!!

viernes, 16 de septiembre de 2011

trámites

impensadamente, la primera en escribir es cynthia. tal vez porque los golpes de la vida le han derribado tantas defensas que así va ahora, ligera de equipaje por allí.

cynthia trabaja como cadete jerárquica de un estudio contable. la jerarquía se la da la edad. simplemente. y en realidad el estudio contable es unipersonal. redondeando, digamos que cynthia trabaja como cadete de una contadora. la contadora se llama laura, y laura la tiene a cynthia de aquí para allá, de oficina pública en oficina pública, haciendo toda clase de trámites ininteligibles. a veces cynthia se pregunta qué será el trámite que está haciendo, pero después prima su sentido práctico y lo hace y punto. porque ya aprendió que esa pregunta acerca de la esencia del trámite en cuestión, carece de toda respuesta.
entonces recibe la orden, enfila para la oficina pública de turno, y va. sin ya casi cuestionamientos. la sostiene una única meta: llegar a fin de mes. todo lo demás, puede estar.

esta mañana cynthia rumbeaba hacia el trámite del día, hoy sí, un poco bajoneada (el día brumoso y gris no ayudaba demasiado), preguntándose qué suerte de karma era éste que la tenía atrapada en estas aburridísimas cuestiones administrativas.
por suerte, acostumbrada como está a esperar 40 números, hacer colas de hora y media, y todas esas cuestiones, muy sagazmente llevaba en su cartera 3 páginas en blanco, cosa de poder escribir su tarea de las páginas creativas (como enseña Julia Cameron en su libro, El camino del artista, o el padre Luis Jorge González en el suyo, Ser creativo).

llega, entra a la oficina, espera su turno... típico murmullo de un lugar de trabajo amplio, con mucha gente, cada uno en lo suyo.
cynthia miraba las caras, imaginaba las historias de cada uno...
y la atienden. empieza lo de rigor: el DNI, la fotocopia de la fotocopia de..., la boleta de..., y así sucesivamente, sorteando escollos hasta que, siempre, invariablemente, llegamos a papel que no tenemos. y entonces, vuelta a empezar, habrá que volver otro día.

pero esta vez, venía bien. todos los papeles que le pedían, estaban.
sin embargo, algo faltaba. "el numero de partida...", preguntó tímidamente. no, le respondió la empleada que la atendía, eso no. lo que falta es el "polígono".
pobre cynthia! el único polígono que conocía era el que habían visto en geometría en el colegio, hace ya como 40 años! y no, este polígono debía ser otra cosa.

pero la empleada era amable, y cynthia estaba esta mañana con paciencia. así que siguió esperando que el dichoso polígono apareciera, mientras consultaban con algún supervisor. (o tal vez, profesor de geometría).

y entonces sucedió el milagro: no sólo el polígono apareció, sino que la empleada miró a cynthia a los ojos con una sonrisa y le dijo con bastante certeza: nos conocemos.
ella escaneó a mil su memoria y no, ningún dato. no se conocían.
y la mujer siguió: "vos nos diste una charla en el año 95... en tal lugar...".
y ahora los datos empezaban a desenterrarse... sí, algo de eso puede ser...
y sí. era. cynthia había hecho un voluntariado allá lejos y hace tiempo, tanto tiempo que era imposible acordarse.
y así, en unos minutos, parecía que isabel y cynthia eran amigas de toda la vida. con tanto en común, con tanto afecto compartido.
y en dos minutos el trámite estaba completo.

y lo que aparentaba una tragedia se había transfigurado en un encuentro tan de corazón, que cynthia fue por más: "y ya que estamos, no podría también hacer este otro trámite..."
y aquí pisamos la tierra. sí se podía, pero obviamente, faltaba traer la boleta rosa.
y allí partió cynthia, con alas en los pies, a buscar la boleta rosa. y cuando ya estaba llegando otra vez a la oficina de isabel, le dieron ganas de llevarle algo dulce a su nueva amiga, tan lindo había sido el encuentro. un chocolate, un caramelo, algo de quiosco...
y aparecieron las flores. y eligió unas fresias. las más lindas y también las más económicas. obvio. y así volvió a entrar en el despacho público: radiante, flores en mano, a visitar a una amiga muy querida.

cualquier coincidencia con la realidad es eso: pura realidad.

jueves, 15 de septiembre de 2011

empezando...

rudimentariamente, como podamos, vamos a empezar.
somos cinco mujeres compartiendo un espacio. nos encontramos en un taller de creatividad. tenemos entre 35 y 65 años.
nos decidió a escribir el blog la primer tarea del taller: escribir diariamente. nos pareció un opio, un plomo, un garrón. pero por ahí, el hecho de escribirlo entre las cinco, pueda llegar a ser... creativo.
lo que vamos a hacer hoy es presentarnos. y aquí va:

la mayor es una peregrina, de nombre Galilea. tiene 65 años y podría ser una madre del desierto del siglo IV, si no fuera porque vive en el siglo XXI.

también está francesca, a quien sus más íntimos llaman "fresca", un poco para abreviar el nombre y otro poco porque ella es así, fresca y natural. su gran pasión es la cocina, y toda otra tarea de brocha gorda. bastante hábil con el bricolage.

la más joven es margarita ohmm. ella cuida el jardín, es onda naïf, bastante colgada. cura todo con yuyos y just.

la artista se llama azul, tendencia semi-depre, gira en redondo sobre sus blues. a veces es azul marino, otras azul cobalto. por lo general azul grisáceo y obviamente, casi nunca azul eléctrico.

y por último cynthia, separada, madre de familia numerosa, casa llena de hijos y novios que entran y salen. trabaja de sol a sol, tratando de llegar a fin de mes.

y así nos hemos presentado, y así, hemos llevado a cabo nuestra primer tarea.
en las próximas intentaremos ir presentándonos más en detalle, desde la vida diaria de cada una.